top of page
  • Cuerpo de Bomberos Valparaíso

Último American LaFrance Challenger, parte de la Tercera Compañía, será restaurado por expertos en Estados Unidos


A las 7.03 horas salió de su cuartel de avenida Pedro Montt el carro Carlos Van Buren II


Hasta Estados Unidos será trasladado el carro reliquia de la Tercera Compañía Bomba Cousiño y A. Edwards, para ser sometido a una exhaustiva restauración que estará en manos de experimentados mecánicos especializados en este tipo de máquinas, proceso que se estima se extenderá aproximadamente por un año.


Se trata del carro American LaFrance (ALF) 706 PFO Challenger, bautizado como Carlos Van Buren II, construido en 1949 y que entró en servicio en 1950, sirviendo a la ciudad por 35 años, periodo en el que fue parte de los recursos que trabajaron en un sinnúmero de emergencias, algunas de ellas ampliamente recordadas hasta el día de hoy.





Dentro de aquellos incidentes -que también marcaron parte de la historia de Valparaíso- se encuentran la gran explosión del 1 de enero de 1953 que dejó 36 mártires en Bomberos; el incendio que en 1965 afectó a la población El Progreso del cerro Los Placeres que tuvo como resultado dos mártires de la Décima Compañía: teniente 3º Iván Luksic y el bombero Alejandro Lara; siendo el último incendio en el que participó el actual carro reliquia el de la tienda La Europea, en diciembre de 1992, cuando las llamas amenazaron al cuartel tercerino siendo el LaFrance con el que se armó el grifo de Pedro Montt con Freire.


Asimismo, el año 1959 el carro sufrió una violenta colisión camino a un incendio junto con el carro de la Quinta Compañía Bomba Pompe France, falleciendo los mártires de la Tercera Compañía teniente 1° Aníbal Cruzat Matta, y el cuartelero Manuel Urra Riveros. De esta manera, tras varios meses de reparaciones, y con la necesidad de tener que importar una nueva cabina desde fábrica, es que finalmente el American LaFrance fue puesto nuevamente en servicio.


La añosa máquina partió desde Valparaíso el 25 de marzo para zarpar desde el puerto de San Antonio el día 29 del mismo mes llegando al puerto de Baltimore, estado de Maryland, durante abril para ser sometido a una reparación mecánica, del sistema de frenos, dirección, carrocería, pintura, entre otros aspectos.





"Con el propósito de perpetuar nuestro legado histórico a las futuras generaciones de bomberos a lo largo de todo Valparaíso y el país, la Tercera Compañía ha decidido embarcarse en este ambicioso proyecto de restauración que abarca diferentes aspectos", dijo el capitán de la Bomba Cousiño y A. Edwards, Daniel Briceño.


El oficial agregó que "es tal el entusiasmo que ha suscitado entre los miembros de la Tercera Compañía la restauración de la American LaFrance que el viernes pasado le brindaron una comida en su honor, la que fue dispuesta en la sala de máquinas del cuartel, e incluso hasta una canción ha surgido de entre sus voluntarios la que en una de sus estrofas dice así:


Hoy te vas donde Sam

vieja American LaFrance

Muy lejos quedará

este puerto querido (…)

Muy pronto oiremos

Rugir tu corazón lozano

Oh, American LaFrance

Hoy regresas con Sam”


"Si bien esta no es la primera bomba que regresa a su país de origen para ser reparada, es sin duda la más longeva en hacerlo transcurridos 75 años tras su llegada a Valparaíso en el año 1949", contó el capitán Briceño.


Los miembros de la Tercera Compañía hicieron una despedida en el cuartel.


En Estados Unidos, el American LaFrance será recibido por los inspectores técnicos de obra (ITO) Larry Zotti y Mike Turcott, reconocidos coleccionistas de carros bomba de este tipo. Luego, será trasladado por el experto en movimiento de carros antiguos, Tim “Cosgrove” Jones, en un camión cama baja hasta el taller Sentinel Emergency Solutions ubicado en Saint Louis, Missouri, mientras que el motor será llevado hasta Madison, estado de Indiana, al taller de Katrina Falk, eminencia en reparación de motores ALF.


Datos


Entre 1947 y 1959, fueron 3.197 los carros American LaFrance de la línea 700 que salieron desde la planta del Elmira, Nueva York. De esa cifra, 20 correspondieron al modelo Challenger: 11 fueron del tipo cabina abierta, de los cuales nueve -exactamente iguales al carro tercerino- fueron enviados a Cuba.


En paralelo, un único ejemplar fue vendido al pueblo de Coraopolis, Pensilvania, y el carro restante llegó al Cuerpo de Bomberos de Valparaíso siendo -al día de hoy- el único modelo Challenger existente en el mundo.


Este modelo de carro bomba de la posguerra revolucionó el mercado de vehículos de emergencia en los Estados Unidos. En 1947, ALF presentó el aparato contra incendios de la serie 700 con un diseño de “cab forward" (cabina adelantada) que colocaba al conductor delante del motor y proporcionaba una amplia visión delantera. La serie 700 tuvo un gran éxito y ayudó a establecer el chasis de cabina delantera como estándar para el servicio de bomberos estadounidense.




Comentarios


bottom of page